Predictores de vasoespasmo cerebral sintomático en la hemorragia subaracnoidea espontánea

Ezequiel López Espinosa, Miguel Ángel Serra Valdés, Maira Sarmiento Matamoros

Resumen


Introducción: la hemorragia subaracnoidea representa solamente entre el 2 y el 5 % de las enfermedades cerebrovasculares, pero causa cerca del 25 % de los fallecimientos relacionados con ellas.
Objetivo: identificar los factores que permitan predecir la aparición de vasoespasmo cerebral sintomático en pacientes con el diagnóstico de hemorragia subaracnoidea.
Métodos: se realizó un estudio descriptivo, longitudinal, prospectivo en el que fueron estudiados 73 pacientes con diagnóstico de hemorragia subaracnoidea con 15 años o más con este diagnostico, ingresados en el Hospital General Provincial Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, provincia Granma en el período comprendido entre enero del 2010 y octubre del 2011. Se emplearon los recursos de la estadística descriptiva, de la estadística inferencial y de la epidemiología clínica.
Resultados: del total de pacientes estudiados, 15 presentaron vasoespasmo cerebral sintomático (20,5 %). Los factores que guardan una relación directa fueron: la edad avanzada, el inicio del cuadro con pérdida de la conciencia, la existencia de la hipertensión endocraneana como síndrome clínico predominante, la existencia de desequilibrios hídricos y electrolíticos, y las arritmias respiratorias. Las bajas puntuaciones en la escala de Glasgow, las altas puntuaciones en las escalas de Hunt y Hess y la escala de la Federación Mundial de Sociedades Neuroquirúrgicas se relacionan con la aparición del vasoespasmo cerebral sintomático en la hemorragia subaracnoidea espontánea.
Conclusiones: el diagnóstico de vasoespasmo después de hemorragia subaracnoidea es clínico en la mayoría de los casos. El apoyo en predictores clínicos puede ser de utilidad.

Palabras clave


predicción; vasoespasmo intracraneal; hemorragia subaracnoidea

Texto completo:

HTML PDF

Referencias


Buergo MA, Fernández O. Enfermedades cerebrovasculares como problema de salud. En: Buergo Zuaznábar MA. Guías de práctica clínica: Enfermedad Cerebrovascular. La Habana:ECIMED; 2009. p. 11-4.

Maya C. Enfermedades cerebrovasculares agudas y ataques transitorios de isquemia. En: Maya C. Urgencias Neurológicas. La Habana:ECIMED;2007. p. 1-89.

Ministerio de Salud Pública. Anuario Estadístico de Salud 2012[Internet]. La Habana:Dirección Nacional de Estadísticas;2012[citado Sep 2013]. Disponible en: http://files.sld.cu/dne/files/2013/04/anuario_2012.pdf.

Rodríguez PL, Rodríguez D. Hemorragia subaracnoidea: epidemiología, etiología, fisiopatología y diagnóstico. Rev Cubana Neurol Neurocir. 2011;1(1):59-73.

García R. Enfermedad Cerebrovascular. En: Caballero A. Terapia Intensiva. La Habana:ECIMED;2008. p. 1030-50.

Mejía JA, Mejía MC, Ferrer LE, Cohen D. Vasoespasmo cerebral secundario a hemorragia subaracnoidea por rotura de aneurisma intracerebral. Rev Colom Anestesiol. 2007;35(2):143-65.

Rama P, Fábregas JN, Ingelmo I, Hernández J. Complicaciones sistémicas de la hemorragia subaracnoidea por rotura espontanea de aneurisma intracraneal. Rev Esp Anestesiol Reanim. 2010;57(Suppl. 2):63-74.

Scherle CE, Pérez J, Fernández L. Vasoespasmo sintomático. Caracterización clínica. Neurocirugía. 2011;22(2):116-22.

Roda JM, Conesa G, Diez R, García A, Gómez PA, González JM, et al. Hemorragia subaracnoidea aneurismática. Introducción a algunos de los aspectos más importantes de esta enfermedad. Neurocirugía. 2000;11(3):156-68.

Ingelmo I, Fábregas JN, Rama P, Hernández J, Rubio R, Carmona J. Epidemiología de la hemorragia subaracnoidea: impacto social y abordaje multidisciplinario. Rev Esp Anestesiol Reanim. 2010;57(Suppl. 2):4-15.

Carrillo R, Leal P, Arellano R. Hemorragia subaracnoidea secundaria a ruptura de aneurisma. Medigraphic. 2009;16(1):10-8.

Martínez LL, Sánchez M. Situación de la hemorragia subaracnoidea en una UCIM. Rev Cub Med Int Emerg. 2003;2(4):58-64.

Smith WS, Claiborne S, Donald J. Cerebrovascular Diseases. En: Branwal E, Kasper D, Hauser S, Longo D, Jameson J, Loscalzo J, et al. Harrison’s Principles of Internal Medicine. 16 th. ed. New York:Mc Graw- Hill;2008. p. 2372-93.

Roca Goderich R. Enfermedades Cerebrovasculares. En: Smith V, Paz Presilla E, Losada J, Serret B, Llamos N, Toirac E, et al. Temas de Medicina Interna. 4ta. ed. La Habana: ECIMED;2008. p. 383-416.

Xiang J, Natarajan SK, Tremmel M, Ma D, Mocco L, Hopkins LN, et al. Hemodynamic-morphologic discriminants for intracranial aneurysm rupture. Stroke. 2011;42(1):144-52.

Parkhutik V, Lago A, Tembl JI, Beltrán A, Fuset MP. Hemorragia subaracnoidea espontánea: estudio de 462 pacientes. Rev Neurol. 2008;46(12):705-8.

Van Heuven AW, Dorhout SM, Algra A, Rinkel GJ. Validation of a prognostic subarachnoid hemorrhage grading scale derived directly from the Glasgow coma scale. Stroke. 2008;39(4):1347-8.

Rosengart AJ, Schultheiss KE, Tolentino J, Macdonald RL. Prognostic Factors for Outcome in Patients With Aneurysmal Subarachnoid Hemorrhage. Stroke. 2007;38(8):2315-21.

Bederson JB, Connolly ES Jr, Batjer HH, Dacey RG, Dion JE, Diringer, et al. Guidelines for the Management of Aneurysmal Subarachnoid Hemorrhage: a statement for healthcare professionals from a special writing group of the Stroke Council, American Heart Association. Stroke. 2009;40(3):994-1025.


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


FINLAY EN: google_acadmico_75 doaj_75 bvs_75 latindex_75medigraphy_75

FINLAY CERTIFICADA POR:

certificacin_citma_75

 

Equipo Editorial

 

Dirección postal: Calle 51A y Avenida 5 de Septiembre Cienfuegos, Cuba Código postal: 55100.
http://www.revfinlay.sld.cu
Telefono: +53 43 516602. Telefax: +53 43 517733.
medisur@infomed.sld.cu
ISSN: 2221-2434
RNPS: 5129